¿Cómo resolver cualquier problema "Jueguificándolo"?

Mi amigo empresario "emproblemado"


Hace unos días, un empresario me escribió por WhatsApp dándome las gracias por haberle ayudado a resolver un problema que no había podido resolver desde varios meses atrás.

Le dije que no era nada, que realmente él había hecho todo (lo cual era cierto).

Él me respondió que yo le había dado la clave, que le había dicho como transformar su problema en un juego.

El problema tenía que ver con el equipo de operarios en su planta de producción. Lo que yo le había dicho era que se imaginara que estaba jugando un video-juego y que, para "pasar al siguiente nivel" debía superar el siguiente desafío: organizar a su equipo de forma que produjeran el doble mientras sentían que trabajaban la mitad.

Durante muchos días no supe más sobre mi amigo empresario. Solo me enteré del resultado cuando me escribió por WhatsApp.

¿Es posible resolver cualquier problema como si estuviéramos jugando?

Si. De hecho es posible.

Al menos es posible convertir un problema en un juego y, de esta manera, aumentar radicalmente las probabilidades de resolverlo de forma creativa.

¿Cómo es esta metodología que nos convierte en expertos en resolver problemas?

La transformación de un problema en un juego tiene tres pasos:


1. Identificar el verdadero problema.

Este es un paso emocionante. Se trata de buscar un momento de "iluminación", en el que logremos encontrar una forma diferente de ver el problema. Aquí es importante usar la mentalidad de jugador (o de estratega de juegos, como lo puede ser un DT (director técnico) de un equipo de fútbol).

¿Qué quiere decir usar la mentalidad de jugador?

Quiere decir disfrutar la búsqueda de pistas que se le hayan pasado a los demás. Quiere decir tratar de descifrar las intenciones (o motivaciones) de los otros jugadores. Quiere decir preguntarse muchas veces ¿Por qué?

¿Cómo se hace este paso?

Hay que ponerse en los zapatos de un detective. El más agudo observador y el más astuto para deducir lo que realmente está sucediendo con solo analizar las pistas disponibles.

Ejemplo 1: Piense que tiene un cliente que, aunque solía comprar sus productos, desde hace un tiempo ha dejado de comprarle. Usted decide hablar con él. Durante su reunión, el le cuenta que realmente ha tenido que disminuir las compras por que su negocio no va tan bien. También le confiesa que ha comprado a su competencia algunas cosas porque tienen mejores precios. Sin embargo, usted no queda satisfecho con sus respuestas. Usted es un observador agudo. Escucha algunas fragmentos de conversaciones en la oficina de su cliente. Nota que la nueva gerente financiera pasa un par de veces y les lanza algunas miradas inquisitivas. Usted tiene una pista. Averiguaciones posteriores le confirman que algo raro sucede con la financiera. Al parecer es muy influyente con su amigo, el gerente. Y al parecer, también es muy cercana con uno de sus competidores. Ahora, usted conoce la verdadera razón de esa radical disminución en las compras. Y sabe que no será cuestión de bajar los precios...

Ejemplo 2: Su hijo pequeño, que apenas empieza a leer, odia hacerlo. Le dice que no tiene intención ninguna de aprender a leer y que le parece lo más innecesario del mundo. Usted sabe que cuando el pequeño debe realizar alguna tarea de lectura, la sesión será muy difícil para todos. Sin embargo, usted es un gran observador. Cuando juega con su hijo nota lo mal que lleva las derrotas. Igual sucede cuando juega con otros niños. Su capacidad deductiva le dice que quizá la aversión con la lectura no tiene nada que ver con sus gustos o preferencias. Tampoco tiene que ver con que realmente esté convencido de la inutilidad de leer. Usted sospecha que tiene que ver con que no quiere verse en la situación de equivocarse una y otra vez. Su niño odia perder. Ahora su desafío tiene nombre...






2. Identificación del juego

En este paso es cuando se construye el juego que nos permitirá resolver el problema.

¿Cómo se construye un juego a partir de un problema? La clave está en un concepto muy poderoso: las Preguntas Emocionantes.

Así que, una vez identificada la verdadera causa, el solucionador de problemas debe pasar a redactar una "Pregunta emocionante" relacionada con esa causa específica identificada en el primer paso.

Pero ¿Qué es una Pregunta emocionante?

Es el desafío que está en el corazón de cada juego. La pregunta nos pone a pensar en la manera de resolver algo que parece casi imposible de resolver. La pregunta emocionante activa la creatividad, genera innovación.  Una Pregunta emocionante plantea un reto para la creatividad de una persona.

Algunos ejemplos de preguntas emocionantes:

- ¿Cómo podríamos hacer que un objeto más pesado que el aire vuele por el cielo?
- ¿Cómo podríamos vender sin tener ni un solo vendedor ni gastar un solo peso en publicidad?


Muchas Preguntas emocionantes son contraintuitivas. Es decir, parecen estar buscando objetivos inconvenientes o incluso perjudiciales. Pero no se preocupe. Recuerde que esto es solo un juego.

Para nuestro proceso de jueguificación de problemas, la identificación del juego consiste en tomar la causa del problema, identificada en el primer paso, y transformarlo en una pregunta emocionante.
Eso fué lo que yo hice cuando le dije a mi amigo empresario:

- ¿Cómo podría organizar a su equipo de forma que produjera el doble mientras sentía que trabajaba la mitad?

En el caso de nuestros ejemplos previos, unas buenas Preguntas emocionantes podrían ser:

- ¿Cómo podríamos hacernos los mejores amigos de la nueva gerente financiera de nuestro cliente de una forma creativa?
- ¿Cómo podríamos lograr que a nuestro hijo le parezca divertidísimo perder?

Superar la sensación de angustia que produce escribir y enfrentar una Pregunta emocionante es uno de los principales desafíos de los transformadores de problemas. Esta es una de las razones por las que solo pocas personas logran aplicar esta metodología. El temor de imaginar que nuestro niño se convierta en un fanático de la derrota nos bloquea y nos impide llegar al tercer paso:


3. Jugar el juego ¡y ganarlo!

Es el momento de la creatividad. Es el momento de las ideas.

Lo que se hace en este paso es dar la orden al cerebro de que "juegue" a resolver el caso (la PE).

Es posible que la idea más genial no salga en el primer instante. En muchas ocasiones, el cerebro necesita tiempo para procesar el desafío. También es probable que necesite algo que lo inspire. Por eso es importante proveerle al cerebro suficiente tiempo (varios días, normalmente) para resolver el problema, aunque no dejar de recordárselo frecuentemente.

Para esto, algunas de las siguientes acciones le pueden servir mucho:

- Pida ayuda. En cualquier momento, plantee la Pregunta emocionante a personas que estén con usted (puede aprovechar el momento de espera mientras les traen el plato que han pedido)
- Recuérdele a su cerebro el desafío. Adhiera la Pregunta emocionante a su ventana o a cualquier superficie que le permita encontrarla con frecuencia (la puede poner como fondo de pantalla en su computador). Repítale a su cerebro la Pregunta emocionante cada dos horas, al menos.
- Capture todas las ideas. Tenga a mano papel y lápiz. Anote TODAS las ideas que se le ocurran. Además de evitar que una buena idea se pierda, este truco le permite tener el cerebro "desocupado", de manera que está listo para generar ideas nuevas.
- No se asuste cuando se le ocurran ideas muy radicales. En vez de esto, pregúntese: ¿De qué manera creativa podría hacer que esta idea se pueda realizar?

El resultado de este paso es una idea (como mínimo) que resuelve, de una manera original, el problema.

Y ¡Eureka! Hemos logrado transformar un problema en un juego y, gracias a esto, lo hemos resuelto de manera genial y hemos difrutado el proceso.

El método de la Jueguificación de problemas.


Lo más impresionante de este sencillo proceso es que, convirtiendo los problemas en "Juegos mentales", es decir, en Preguntas emocionantes sobre lo que está en la base del problema, las ideas que salen suelen ser increíblemente originales. Quien usa este método, suele tener una eficiencia innovadora que duplica o triplica la de cualquier otra persona. Es un camino que convierte a cualquier persona en un solucionador notable de problemas y en alguien que, además, disfruta el proceso a fondo.

No es una forma muy común para resolver problemas. No es frecuente encontrar a personas que enfrentan los problemas de esta manera.  Y la razón para esto, es que solemos tener a los juegos en la categoría de "cosas poco serias", mientras que a los problemas los tenemos en la categoría de "cosas muy serias".

Esta separación conceptual del juego y de la solución de problemas, ha privado a las personas de un camino realmente poderoso para resolver problemas de todo tipo, de una manera más efectiva y satisfactoria.

Así que, cuando enfrente su próximo problema, ya sabe... juegue con él.

Aquí hay otra entrada sobre Cómo resolver problemas ecogiéndolos, se la recomiendo.



Edgar Guillermo Solano es autor del Libro y Juego WakeUpBrain para acelerar los procesos de innovación usando juegos. Es director de Centro de Innovación (www.centrodeinnovacion.com) y coordinador de la Red Iberoamericana de Innovación (www.reddeinnovacion.com)



Comentarios

Entradas populares