miércoles, 15 de mayo de 2019

En Mario siempre empezamos con todas las vidas

Cuando jugamos Mario, siempre empezamos limpios. Mario Bros. olvida nuestro salto fallido de la última vez. Olvida que calculamos mal y caimos justo "al lado", en lugar de caer "sobre" el fatídico pato carnívoro. Olvida que saltamos al vacío. ¡Por tercera vez consecutiva!

¡Mario Bros. olvida!

Y nosotros somos felices porque nuevamente nos pone, intactos, con todas las vidas completas, al inicio del camino, para que lo intentemos nuevamente. Decenas de veces. Miles de veces. Infinitas veces, si es necesario.

Mario Bros. es un buen ejemplo de la maravillosa cualidad que tienen las mentes de los jugadores, que son capaces de perdonarse a sí mismos y comenzar de nuevo, completamente limpios, con todas las vidas intactas.

Para un innovador, esta es una cualidad fundamental: Auto-perdonarse.

¿Por qué?

Porque un innovador está destinado a fallar más veces que cualquier otra persona.

Su tendencia, su casi devoción, por probar nuevos caminos, le garantiza una vida llena de fracasos. Seguidos de uno que otro increíblemente satisfactorio éxito.

¿Cómo podría seguir esta vida si no es porque tiene la capacidad de "re-iniciarse" cada vez que salta al vacío?

La honesta capacidad de perdonarse, como lo hace Mario Bros., que cada vez se perdona, completa, integra, totalmente, es un súperpoder de los jugadores.

Los jugadores siempre están limpios, intactos, sin cargas de errores pasados, sin arrepentimientos.

Saben que nunca hubo un error. Que ASÍ es el proceso de aprendizaje y progreso: tomar una ruta y fallar. Que fallar nunca es fallar, es agregar más anécdotas y momentos emocionantes a la película de su vida.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario