jueves, 25 de abril de 2019

Los nuevos millonarios o de la escasez de tiempo para idear

Este es otro de los capítulos de mi próximo libro... otro pequeño anticipo...


Los nuevos millonarios o de la escasez de tiempo para idear


¿Cuál es la persona que usted más admira? Es probable que esta pregunta traiga como respuesta los nombres de artistas famosos, deportistas exitosos, millonarios y cierta variedad de personajes notables. También puede ser que la respuesta se quede en un entorno más íntimo e involucre familiares o amigos cercanos. En algunos casos, menos frecuentes, el escogido, además de famoso y millonario, también es su padre o su tía preferida. Todos estos son, con toda seguridad, personas muy admirables.

En mi caso, si alguien me pregunta por la persona que más despierta mi admiración, probablemente me vaya para atrás en el tiempo y escoja algún personajes histórico. Algo estilo Leonardo Da Vinci. Incluso, si el encuestador me permite incluir personajes ficticios escogería a Sherlock Holmes o Ulises, el de la Odisea de Homero.

Yo me pregunto entonces, ¿Por qué admiro a estos personajes? Dado que los factores comunes entre ellos no son la riqueza, su destreza deportiva ni su estilo de vida, me parece que mi admiración está relacionada con otros aspectos. Las capacidades de observación y recursividad de estos personajes se acercan mucho más a lo que yo llamaría "habilidades admirables". En otras palabras, admiro la genialidad. Me gustan las personas que pueden ver lo que no es evidente para otros. Aquellas que pueden imaginar lo que aún no conocen. Aquellas que tienen soluciones novedosas para problemas comunes. O para problemas intrincados.

¿Cómo se originan las ideas geniales? ¿Cómo funcionan los cerebros que generan conceptos novedosos o solucionan problemas de formas sorprendentes? ¿No sería fabuloso que estas capacidades estuvieran al servicio de nuestro negocio?

Para generar ideas realmente novedosas se requiere pensar de forma distinta a como lo hacemos a diario. Sin embargo esto es más fácil decirlo que hacerlo (a no ser que usted sea una especie de Andy Warhol y haya escapado indemne a la "programación" de pensamiento por la que pasan nuestras cabezas en el proceso educativo).

El efecto “homogenizador” que tiene la educación en las personas, produce individuos socialmente adaptados (Una característica deseable para quienes tienen que vivir en sociedad), pero con dificultad para inventar, para pensar de forma original.

Además de la labor realizada por la educación, otras características de la vida moderna hacen difícil que las empresas puedan contar con varios Leonardos en sus nóminas.

Uno de ellos es la presión por el dia a dia que impide la generación de proyectos de cambio verdaderamente transformadores. Se ha comprobado que una de las razones por las cuales los genios han sido genios es su disponibilidad de tiempo para no hacer nada. Para, lo que un buen jefe podría llamar, la vagancia absoluta. El mismo Einstein pudo llegar a sus teorías sobre la relatividad o el efecto fotoeléctrico, gracias al tiempo libre que tenía en su trabajo como funcionario de la oficina de patentes en Suiza. La vieja frase de que lo urgente no deja tiempo para lo importante es tremendamente vigente en las organizaciones actuales. Esta es la razón por la cual se encuentra más innovación en jóvenes emprendedores que en empresarios consolidados. Esa época en la que el emprendedor está generando y mejorando su idea de negocio es una de las más productivas de su carrera como empresario. Alguien podría decir que lo bueno de aquellos tiempos en los que todavía no se tiene ningún cliente es que se puede trabajar a gusto.

Piense por un instante que usted ha abierto un negocio en el centro de la ciudad. Digamos una venta de churros. Durante los primeros meses, usted
se esforzará por hacer de su negocio un espacio único, donde muchas personas quieran venir a comprar una y otra vez. Pasará mucho tiempo tratando de idear nuevas estrategias y servicios. Pensará en formas creativas para optimizar sus escasos recursos. Inclusive su ayudante se contagiará de esta fiebre innovadora y aportará también algunas ideas valiosas. Como resultado, su negocio empezará a crecer. Con el tiempo, usted abrirá un segundo local y estará lidiando con algunos créditos. Adicionalmente, la labor de pago de impuestos y gestión del personal le quitará más tiempo. Como si fuera poco, deberá acomodar su agenda para responder una entrevista en el programa "Los nuevos millonarios" del canal local de televisión, asistir a un par de reuniones de consejos directivos a los que ha sido invitado a participar y dar algunas clases en la facultad de negocios de una prestigiosa universidad. Después de algunos años usted sabrá que su negocio marcha bien, pero se dará cuenta que hace mucho tiempo que no aporta nuevas ideas. El gerente le ha ganado la lucha al innovador. Usted saldrá a dar un vistazo a su fábrica y notará que hay un enorme trajín. Las personas están sumamente ocupadas, algunas se ven estresadas por la presión de tener que cumplir los objetivos propuestos. Entonces usted le preguntará a alguien que pasa por su lado: ¿Y en esta empresa, quién está pensando en ideas geniales? Esta persona, sin detenerse le dirá: eso le toca al de innovación. Usted sentirá un escalofrío. El panorama no se ve muy halagador. En pocos años, el personal de su empresa que se esfuerza por generar ideas geniales ha pasado del 100% al 1%

No hay comentarios.:

Publicar un comentario