viernes, 27 de julio de 2018

Restricciones y creatividad. Tres trucos para innovar. Parte 3


(Esta es la segunda parte de la entrega Tres trucos para innovar. Lea la segunda entrega Aquí y la primera Aquí)

3. Restricciones y creatividad

Cuando tienes que tirar un montón de pines con una bola lanzada desde 10 o 15 metros de distancia, ahí hay emoción. Vale la pena celebrar si lo logras. Pero si debes tirar un solo pin y estás a 15 centímetros de distancia, pues un éxito en tal situación no debe enorgullecer tanto.

Un juego es un conjunto de restricciones.

Y resulta que las restricciones son justamente lo que activa la creatividad.

Por eso, los juegos son un camino maravilloso para incrementar el nivel creativo.

Si le decimos a un grupo de personas que nos digan una idea para un nuevo negocio, quizá tengan que esforzarse mucho por generar una idea nueva. Es probable que lo que sugieran no sea más que una idea que ya traían en su cabeza desde antes.

Pero si les digo que propongan una idea de negocio que empiece por la misma letra de su nombre, entonces en sus caras se dibujará una sonrisa y sus cerebros empezarán a funcionar de manera creativa. El resultado quizá sea mucho más interesante que el que obtuvimos en el primer ejercicio.

Un buen diseñador de juegos es un experto en generar limitaciones, restricciones, en crear reglas absurdas. ¿Qué sería del Pictionary si además de dibujar, pudiéramos hablar?




Haga un experimento de restricciones en su próximo ejercicio creativo. Ya sea creando un nuevo producto, ideando formas de acelerar los procesos, inventando una nueva campaña de mercadeo. Prohíba cosas indispensables, limite el tiempo o los recursos, pida logros exóticos, obligue al uso de elementos inesperados...  Y me cuenta.



domingo, 22 de julio de 2018

Mi súper-héroe. Un ejercicio para vivir jugando.


¿No ha sentido que la vida le ha llevado a hacer cosas que no son las que realmente quisiera estar haciendo?

Esto suele ocurrir a diferentes niveles:

- En el día a día: La marea de tareas, propuestas (o impuestas) por otros, y que entran a la gaveta del "To Do", pareciera no darnos opción diferente a apretar los dientes y tratar de despachar la mayor cantidad que podamos. Así sacrificamos aquellas "tareas" que nosotros mismos quisiéramos ponernos.

- En el agregado, en la vida completa, descubrimos que hemos construido un estilo de vida que no es exactamente el que quisiéramos. Y no me refiero a que estemos deseando tener más cosas. Sino a que algunas influencias externas han ido moldeando nuestra forma de vivir, más que nuestras propias convicciones o visiones.

Un sencillo ejercicio para ayudarnos a retomar nuestra propia visión de la vida y enfocarnos en ser fieles a nuestros principios y sueños, es este "juego de rol"

Mi súper-héroe:

Imagine, por momentos (o durante todo el día) que usted es un súper-héroe. Seleccione un par de súper-poderes que vayan bien con el tipo de súper-héroe que desea ser. Asegúrese de lograr cosas extraordinarias usando esos súper-poderes. Por ejemplo, si su súper-poder es "Mega-relacionamiento" asegúrese de haber logrado crear relaciones de confianza con personas difíciles al finalizar el día. O si su poder es "Lectura de mentes" asegúrese de haberlo utilizado observando y escuchando detenidamente lo que alguien le decía, buscando identificar las motivaciones que hay detrás de sus acciones y sus expresiones.

Este súper-héroe debe tener dos objetivos específicos (Solo dos).

El primero es hacia el mundo: puede ser erradicar la pobreza o hacer que la educación sea diez veces más efectiva de lo que es actualmente

El segundo es hacia usted. Puede ser tener marchando su súper-familia o tener el jardín más diverso del vecindario.

No necesita vestir traje de Spandex ni usar capa (aunque puede imaginar que los tiene).  Pero  es buena idea tener su súper-token, un símbolo místico, un objeto de la energía. Escoja algo que llevará siempre. Ese algo le recordará en todo momento que es un súper-héroe (o el personaje que haya escogido) y que puede (y debe) hacer cosas increíbles.