jueves, 3 de mayo de 2018

Curso de futurología para gerentes


Empecemos con una pequeña encuesta sobre estrategia:

¿Está usted de acuerdo o en desacuerdo con las siguientes afirmaciones?

1. Que el que mejor se adapta al cambio es el que sobrevive y prospera

En absoluto desacuerdo ------------------------------------------ No hay nada más cierto


2. Que el que puede prever lo que vendrá tiene ventaja sobre el que lo ignora

Falso "de toda falsedad".----------------------------------------- De acuerdo. Muy de acuerdo.


3. Que el que tiene conocimiento toma mejores decisiones

No me parece ----------------------------------------------- Pero ¡Claro!


En algún momento todos hemos deseado tener poderes adivinatorios para prever los vaivenes del entorno. De alguna manera envidiamos a los visionarios que hicieron "apuestas" acertadas y ahora disfrutan de una posición privilegiada. La capacidad previsora parece jugar un papel importantísimo en la longevidad de las organizaciones.

¿Es posible desarrollar esas capacidades? ¿Es posible que una organización se vuelva "vidente" y pueda escoger los caminos que le van a llevar a situaciones convenientes en el futuro?


Aunque la adivinación del futuro sigue siendo terreno desconocido para la gente de negocios, lo cierto es que el futuro suele hacer mucho ruido antes de llegar. Al parecer no se requieren capacidades para-normales para adelantarse a los cambios económicos o sociales. Con excepción de grandes catástrofes o debacles con causas excesivamente complejas, una buena cantidad de cambios se pueden prever con una buena probabilidad.

Es hora de convertirnos en "Futuristas" para lograr que nuestras organizaciones tengan ventajas en el futuro.

Lo que sigue es una explicación de un ejercicio muy sencillo para identificar las famosas
"fuerzas del entorno" que pueden afectar el "negocio" de nuestra organización (Pongo "negocio" entre comillas porque el ejecicio de previsión igual aplica para una empresa de consumo que para una iglesia o un grupo de rock)

Vamos a hacer una exploración de algunas de las fuerzas que nos pueden cambiar las reglas de juego. Y ustedes le va a apostar a una o a otra...


Tendencias socio-económicas.

Ya saben... ¿Tendremos más niños? ¿Más ancianos? ¿La clase media se va a reducir? ¿Va a desaparecer? ¿El país se convertirá en un destino más atractivo para los turistas? ¿Tendremos gente más educada?

Aquí revisamos lo que está pasando en la economía y la sociedad (... bien apuntado, de ahí el nombre de "socio-económicas"...) y miramos si alguno de esos cambios abre nuevas oportunidades relacionadas con nuestra actividad. O amenaza algo de lo que hacemos.



Tendencias Sociales y culturales.

¿Que los nuevos adolescentes son apáticos? ¿Que la gente ahora quiere tener productos personalizados? ¿Que nos interesa conocer e identificarnos con nuestras raíces? ¿Qué estamos poniéndonos paranóicos con el tema de los transgénicos? ¿Que ahora queremos pasar más tiempo con nuestros hijos? ¿Con nuestros gatos?

Los valores, las costumbres, las relaciones van cambiando. Una búsqueda sencilla en internet nos provee un buen abanico de "Tendencias" para imaginar futuros a corto o largo plazo. ¿Cuáles de esas tendencias nos afectan? ¿Qué tan inevitables son?


Tendencias Tecnológicas

¿Que mi automóvil podrá pedirle al computador de mi mecánico que le aparte una cita para el próximo miércoles en la mañana? ¿Que podremos producir medicamentos diferentes para la misma enfermedad, pero que funcionan distinto según el ADN del pobre enfermo?  ¿Que una nueva fibra nos va a permitir agregar color a temperaturas más bajas?

En cada negocio hay tecnologías que están en proceso de maduración y serán las reinas en los próximos años. ¿Qué tanto cambiarán mi forma de operar? ¿De producir? ¿De vender? ¿De entregar?¿Estarán todas ellas al alcance de todos los que competimos en este mercado? O es posible garantizar acceso privilegiado a alguna de ellas...

(Esta entrada puede ser interesante: Innovar es mal negocio)


Hagamos un recorrido por 4 tipos de tendencias, inspirados por el trabajo de (Alex Osterwalder)

Tendencias Normalizadoras

¿Que van a prohibir anunciar productos como el mío? ¿Que ahora tendremos aranceles mínimos para vender en Marruecos? ¿Que mi producto va a ser obligatorio para las personas que deseen aspirar a ser pilotos comerciales?

La regulación puede hacer que algunas empresas prosperen y que otras desaparezcan. No es para volverse paranóico, pero no es malo darle una mirada a los temas regulatorios...


Aunque este análisis se vende como una labor muy seria de "Prospectiva", no es más que un juego mental. Un ejercicio imaginación.

Una vez se han ajustado las probabilidades según los estudios con los que se cuenta (Se prevé que una investigación sobre una tecnología clave esté lista en un año y que en dos años ya se tengan los primero productos que la aprovechen), no queda más que imaginar cómo será el impacto de ese cambio en nuestro entorno cercando.

Sobrestimar el cambio es tan perjudicial como subestimarlo. Pensar que en tres años todos nuestros vendedores serán robots solo porque un artículo de Wired lo predice, puede hacer que tomemos decisiones equivocadas muy costosas.

Un buen predictor suele usar una jugada "sucia" cuando desea disminuir el riesgo.  Su análisis antes de decidir sus apuestas incluye la pregunta: ¿Cuál movimiento me puede dejar preparado no solo para uno sino para varios de los futuros más probables?

¿No es maquiavélico?


PD: Nuestra Intellibot estará procesando los resultados de la encuesta inicial sobre estrategia. Los resultados les serán comunicados a todos los dipositivos inteligentes en su casa y en su oficina. En adelante ellos continuarán la discusión sobre el tema. Usted no se preocupe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario