sábado, 28 de abril de 2018

En un i-Tournament no hay perdedores y ganadores

Al menos no hay ganadores totales y perdedores humillados.

Este es uno de los secretos del i-Tournament.

Pero eso no es fácil ¿No? Los juegos más emocionantes suelen ser aquellos donde alguien gana y alguien (o muchos) pierden. La importancia y profundidad de la alegría que expresan los jugadores de un equipo de fútbol al ganar un encuentro con un rival tradicional, se magnifica al contrastarla con la decepción y tristeza que muestran las caras de los perdedores. Lo más emocionantes de la final de los cien metros planos es que solo uno de ellos es el ganador. ¿Dónde quedaría la emoción si todos ganaran?



En un ejercicio de innovación con componentes de juego suele suceder lo mismo. La emoción del momento final, en el que los participantes están presentando ante un jurado el resultado de sus horas de trabajo (inspiración y transpiración), está basada principalmente en que solo uno ganará. Solo el “mejor”.

Para efectos de audiencia, esta carga emocional es muy importante. El público llena los estadios para ver un ganador. Nuestro morbo deportivo se complace en compartir la celebración del que vence y compadecer al que pierde.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, cuando una organización está tratando de construir o reforzar su cultura para la innovación, no se puede dar el lujo de terminar un ejercicio con un desbalance motivacional. Un equipo feliz y deseando repetir la experiencia y los demás decepcionados, desanimados.

¿Cómo solucionar eso? ¿Cómo evitar la indeseable situación de tener un ganador y muchos perdedores?

Aquí hay una lista de acciones que un i-Tournament usa para disminuir las situaciones de derrota o para balancear sus efectos.


  • Juego a largo plazo. Esta estrategia se basa en construir escenarios de largo plazo, de manera que cada juego particular es solo un componente del total y la victoria o derrota en él no es una victoria o derrota definitivas. 
  • Eliminar los perversos premios. Uno de los elementos que incrementan la desmotivación en los procesos de refuerzo de cultura innovadora usando juegos es la tendencia a ofrecer premios a los ganadores. De hecho, es bastante frecuente que estos premios sean lujos tecnológicos, viajes u otros deseables costosos. Esto hace que la emoción negativa se incremente en el perdedor. No solo no tiene la satisfacción emocional de la victoria sino que, además, ha dejado de ganar algo con mucho valor monetario. Cuando esto sucede, los perdedores suelen cuestionar el diseño del juego. Desde la justicia de las reglas, hasta la imparcialidad de jueces y evaluadores. Un i-tournament entiende que la satisfacción que produce la victoria es suficiente y no es necesario reforzarla con premios externos adicionales. 
  • Los i-Tournament balancean los mecanismos de acceso a los siguientes niveles entre logro, esfuerzo y aprendizaje. De esta manera, es posible ascender aunque no se haya logrado el reto particular, si se demuestra que se adquirió experiencia valiosa o que se abrieron puertas que serán útiles en el futuro.
  • Equipos dinámicos. Un i-Tournament provee mecanismos para que en las diferentes “temporadas”, la conformación de los equipos cambie. Ayudar a que la conformación de los equipos cambie evita el efecto “Dream team”, es decir la desmotivación que produce participar en un torneo donde, desde el inicio, se sabe que solo uno o dos equipos tienen reales probabilidades de salir exitosos. 
  • Objetivos para cada estilo. La estrategia es variar los tipos de reto, de manera que se abran posibilidades para todos los estilos de solución de problemas, de toma de decisiones o de ejecución.
  • Cultura de ganador. Un trabajo importante de los encargados de reforzar la cultura de innovación es el que lleva a que las personas aprendan a identificar las cosas valiosas que se obtuvieron en el proceso. De esta manera, un i-Tournament JAMÁS termina en derrota. Sin embargo, desarrollar esta capacidad no es fácil para todo el mundo. Sobre todo si la organización ha priorizado en exceso la orientación al logro y la valoración extrema de enfoques tipo: “el ganador se lleva todo”
  • Lo emocionante es el camino. Los i-Tournaments son experiencias gratificantes de inicio a fin, de manera que siempre se desea participar en uno. El triunfo final es solo uno más de los varios momentos de emoción que ofrece. El lenguaje usado en la comunicación refuerza este enfoque.
  • Espacio para cada perfil. En innovación se entiende que los constructores, jueces y guerreros (del modelo WakeUpBrain) deben tener su espacio para mostrar su habilidades y hacer aportes valiosos desde su estilo. Esto se refleja en los componentes del i-Tournament, donde cada uno de ellos puede tener su victoria personal.
  • La suerte ayuda. Los i-Tournaments incluyen componentes de suerte. Esto quiere decir que algunas de las dinámicas ponen al jugador en una situación en la que debe esperar que la suerte le ayude. Aunque no son las dinámicas centrales, el tener la capacidad de “culpar” a la suerte siempre ofrece una salida digna cuando no se gana (Además de agregar mucha emoción al juego). 
  • Cada quién decide cómo se gana. Los i-Tournaments pueden usar sistemas en los que los jugadores definen situaciones de victoria personales. De esta manera TODOS pueden llegar a ser ganadores.


Con estas estrategias en mente, los diseñadores de torneos de innovación logran niveles sorprendentes de motivación y cercanía a la cultura de innovación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario