jueves, 15 de marzo de 2018

Adorables innovaciones inútiles

Así dice la teoría que llamo "Teoría vocacional de Messi"

Si nos gusta mucho hacer algo, lo hacemos muy bien hecho

He encontrado que mucha gente está de acuerdo con mi teoría (Mi mamá, por ejemplo). Pero he descubierto un estudio que dice lo contrario.  O bueno, al menos que matiza esa afirmación.

Quizá alguno de ustedes tiene como hobby mantener una huerta, o sorprender a su familia con platos inesperados, o construir objetos de madera. Estos pasatiempos en los que se "construye" algo que, en algún momento, debe ser útil. Se espera que esta utilidad se pueda medir en la cantidad de libros que puede sostener su repisa casera, lo sabroso de las lechugas cosechadas o la luminosidad de la lámpara artesanal.

Lo especial de estas actividades es que logran dos objetivos al mismo tiempo: solucionar un problema y, de paso, relajarnos, "desestresarnos", divertirnos.

Ahora, ¿Qué pasa con el resultado final? Pues una flamante repisa nueva, puesta en la sala de la casa.

Innovatoon


Cuando vengan invitados a su casa, usted no dejará de hacerles notar su creación. Ellos la mirarán y (para sus adentros, casi siempre) le harán una evaluación. Su evaluación tomará en cuenta dos tipos de valor que su repisa tiene:

jueves, 1 de marzo de 2018

La Dicotomía de la gamificación o ¡Esto no es un juego!

Aplicar gamificación es difícil, porque si se quiere hablar de juegos, hay que hablar de lo inútil y de decisiones sub-óptimas.

Un juego cualquiera, de los que juegan los niños en las tardes, está lleno de inutilidad. No se está produciendo un bien, no se está solucionando un problema fundamental. El juego con muñecas o la partida de dominó no es más que una forma de "ocupar el tiempo". Se hace no porque es útil sino porque es divertido.

Un niño descansa de las tareas jugando un video-juego. Si aprende cosas jugando (efectivamente lo hace), lo hace a su ritmo, sin evaluación, sin conciencia, sin justificación. Nadie le revisa los resultados de su juego ni es sometido a estrés en caso de no haber logrado el aprendizaje esperado.

Eso es un juego. Una actividad "inútil"

Cuando se ofrece a una compañía la posibilidad de usar juegos para mejorar algún indicador (tiempos de respuesta, cantidad de defectos, ventas), hay una contradicción. Este es el reto de las empresas que ofrecen gamificación como herramienta de mejora corporativa. ¿Cómo sigo hablando de juegos cuando ya no me refiero a una actividad "inútil"?

Por supuesto que cuando se habla de gamificación siempre se menciona que se trata de usar algunos elementos propios de los juegos en un entorno "serio". Esta salvedad soluciona la inconsistencia. No hablamos de juegos, sino de ELEMENTOS de juegos, que se toman "prestados" y se usan en otros entornos.

Pero a medida que los consultores se alejan del juego y se enfocan en el uso de elementos de juego,