miércoles, 24 de enero de 2018

¡No más Design Thinking! ¡Queremos Forward Thinking!

En una de esas interesantes charlas con Gustavo Sorzano, a las 4 de la tarde, en su piso del edificio Horizontes, muy bien denominado así porque desde la terraza se tiene una increíble panorámica de Bucaramanga, el maestro se esforzó por dejarme muy claro que el Design Thinking no tenía futuro y que si había algún "Thinking" que podría darnos soluciones para los problemas reales de la sociedad actual era el "Forward thinking". Me habló de la capacidad de prever el impacto que las nuevas tecnologías podrán tener en la realidad latinoamericana.

Esa misma tarde, mientras esperaba mi vuelo a Bogotá, consulté en internet sobre Forward Thinking. No encontré tanto como esperaba. Sin embargo si encontré un pequeño artículo escrito por Brad Smith en Bizjournals.com hace varios años. Utilicé los nombres de sus 7 formas de entrenarse como Pensador de futuro y agregué varias ideas:

1. Une a tu equipo alrededor de objetivos que están relacionados con una visión. 

Tiene que ver con que las organizaciones deben verse como un equipo que esta jugando un juego colaborativo, es decir, un juego en el que todos ganan o todos pierden. En este caso, un factor clave es que todos los integrantes del equipo conozcan varias cosas del juego:

- El objetivo común (Meter goles y no dejar que nos metan goles a nosotros)

- Las reglas (Hay un gol cuando la pelota entra en uno de los marcos, el partido se acaba luego de 90 minutos, etc)

- Los roles (Yo soy el arquero, soy el único que puede tomar el balón con la mano. Soy la última esperanza para que los contrarios no marquen el gol)

Y si esto es así, ahora podremos preguntarnos:

¿Qué tan claros tienen los componentes de mi equipo estos tres conceptos? ¿Quizá hace falta un mecanismo que se los recuerden? Y en este mundo en el que nos movemos, en el que las reglas de juego o los roles cambian, ¿Cómo estamos haciendo para que todos estemos al tanto de esos cambios y la organización sepa que los entendimos y los aceptamos? ¿Cómo estoy enterando a todo el mundo que se metieron goles o que quedan 15 minutos?, es decir, ¿Qué mecanismos de actualización de reglas y realimentación de avance tenemos?



2. Aprenda de otros:

Unas de las categorías más populares en Youtube es aquella que incluye los videos donde se ve la pantalla de un videojuego mientras el jugador lo juega y lo explica. ¿Por qué es tan popular? Una de las razones es que cientos de fanáticos del mismo juego quieren aprende los trucos para lograr la maestría en su ejecución. Aprender de quienes lo saben hacer bien, es uno de los mecanismos más efectivos para mejorar.
En este caso, si se desea tener una mirada hacia el futuro, es muy buena idea seguir a aquellos que están liderando la adopción de nuevas tecnologías, visiones, metodologías, etc. Esta ha sido prácticamente una constante en la vida de los grandes inventores, quienes estaban muy al tanto de los avances que estaban haciendo colegas aventajados en su materia.
Quizá es el momento de preguntarse: ¿He identificado a aquellos que están experimentando con nuevos caminos en mi mercado? ¿Tengo alguna forma de ver de cerca lo que están haciendo, aprender de ellos e inspirarme para crear cosas nuevas?

3. Recuerde a regla de 3

Una idea nunca está lista si no ha pasado por tres versiones diferentes. Siempre pregúntese: ¿Cómo podría hacer para que esta maravillosa idea sea aún más poderosa? ¿Para incrementar sus beneficios en el futuro? Hagalo una vez para tener la segunda versión de la idea. Hágalo nuevamente para tener la tercera versión. Y si se siente con suficiente energía creativa, hágalo nuevamente...

4. Tome riesgos, patee llantas y experimente. 

Ni siquiera las mentes innovadoras más privilegiadas pueden prever todos los detalles y cambios que implica la ejecución de una idea. Por esta razón, muchos expertos coinciden en sugerir que se pase a la acción muy rápidamente. Iniciar la ejecución, incluso antes de que tengamos la versión perfecta de la idea, aporta mucho al proceso innovador. De hecho, visto de esta manera, el proceso de ejecución termina haciendo parte del proceso de ideación. La idea cambia, se optimiza, a medida que se va llevando a la realidad.


Este fue uno de los primeros diseños del Hyperloop de Elon Musk, el tren que se desplazaría usando magnetismo y a través de un tunel. Hasta ahí solo sueños y dudas de los que saben de tecnología. Foto tomada de Wikipedia.

Un tiempo después vimos la noticia del prototipo del HyperLoop de Elon Musk. Aun no supera los 1000 Km/h prometidos. No llega a la mitad de eso, ni siquiera. Pero ahora estamos sospechando que lo va a lograr. Foto tomada de Mashable.com


Una nueva visión: Ejecutar es idear!

Pero esto no es una apología a la improvisación. No significa entrar en un torbellino de ejecución de ideas incompletas. Se trata de ubicar el punto ideal en el que el trabajo de escritorio ya no aporta lo suficiente y hay que buscar otras formas para incrementar el poder de la idea.

Hay maneras de iniciar la ejecución de una idea con bajo riesgo y con espacio para realizar ajustes. Esto se llama prototipar. Pilotear, si se quiere.

Prototipar es encontrar formas de ejecutar una idea o, al menos, algunas de sus partes fundamentales, en un entorno controlado. Y re-pensar la idea con la información recolectada durante el experimento.

Esto es de vital importancia cuando se trabaja en innovación real, es decir, en desarrollar cosas realmente nuevas. En este caso, no se cuenta con información previa (el uso de ese mismo producto en otro mercado, el desempeño de un producto muy parecido, etc.), de manera que el riesgo de fracaso es mayor. Prototipar disminuye el riesgo porque nos provee una visión más aterrizada de lo que puede ser el desempeño de nuestra idea en el entorno real.

5. Abandone el control

El control total es una ilusión. Por eso, la vía ideal de crecimiento es a través del trabajo en equipo. Y esto exige tener confianza en las capacidades del otro para solucionar los problemas. Si deja de estar controlando el trabajo de los demás y abre espacios de confianza, está abriendo también la puerta a la posibilidad de ser gratamente sorprendido por la capacidad creativa del equipo.

Claramente, esta forma de hacer las cosas trae el beneficio de la "multiplicación de los cerebros". Más gente aportando creativamente aumenta las probabilidades de que se puedan solucionar los problemas.

Pero el otro gran beneficios es que su cabeza se "libera" para poder imaginar, para poder crear nuevas cosas. Su principal labor como estratega será crear espacios en los que las grandes ideas puedan surgir y convertirse en realidad. No piense que puede hacerlo todo. Finalmente no logrará ejecutar a la velocidad requerida y bloqueará su capacidad creativa para imaginar las próximas rutas a seguir.


6. Lea y observe.

Quizá todos los desarrollos revolucionarios, que han sido aprovechados en forma de innovaciones rentables por parte de los empresarios, fueron previstas y anunciadas por agudos visionarios. Aquí y allá siempre hay pistas de lo que viene. Tener ojos abiertos y oídos despiertos siempre produce cosas buenas. Incluso aunque no le provea la idea genial del próximo hit de mercado, el cerebro va cambiando y haciéndose más grande (de manera figurada, por supuesto)

7. Destine tiempo exclusivo para pensar en el futuro.

La temprana caminata matutina, la jornada de pensamiento solitario en un café, la obligada pausa en el avión, son momentos maravillosos para imaginarse usted mismo (o su organización) en el futuro. ¿Cómo será este mercado en algunos años? ¿Cómo quisiera que fuera? ¿Cómo podría ayudar a que se convierta en lo que quiero? ¿Cómo podría ser la mejor versión de mi organización en el futuro? ¿Cuál sería la versión 2.0 o 3.0 o 10.0 de mi producto?

Estos juegos mentales abren posibilidades y activan algo en el interior del innovador, aumentando así las probabilidades de que aparezcan (durante la caminata o en los meses posteriores), ideas llenas de futuro.

Hágale trampa al día a día y busque una manera de asegurar momentos de "desconexión" para conectarse con el futuro.


Conclusión

No estoy seguro de que estas rutas para convertirse en Pensador de futuro sean compartidas por la ilustre mente del maestro Sorzano, pero creo que expresan varias de las cosas que hemos experimentado quienes hemos estado apoyando procesos de innovación en el mundo real. Y es cierto, en muchos casos uno siente que el Design Thinking (o MACROS, para quienes siguen WakeUpBrain) responde más a una necesidad de tranquilizar la conciencia de quienes han sido influenciados más por la forma de pensar de la primera revolución industrial que por la nueva y flamante cuarta revolución industrial: esa necesidad de tener un proceso formal, con pasos claros, que podamos repetir una y otra vez, y siempre nos produzca los resultados esperados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario