jueves, 13 de julio de 2017

Los clientes no saben lo que quieren

La trillada frase atribuida a Ford (Henry, no Harrison), "si hubiera preguntado a la gente qué quería, hubiera terminado construyendo un caballo más rápido" refleja una realidad de la que no todos los empresarios están conscientes. 

Una y otra vez escucho a los expertos recomendar a los empresarios que pregunten a los clientes lo que desean para, con esa información, diseñar su oferta de productos.

Pero esta recomendación no va unida a las aclaraciones necesarias:

- Pregunta sin tratar de confirmar lo que ya sospechas
- Pregunta pero escucha más allá de las respuestas
- Pregunta por cosas diferentes a tus productos para entender lo que realmente les emociona
- Pregunta por sus momentos de conflicto emocional más que por lo que esperan del producto

La historia y nuestra experiencia con empresarios innovadores están llenas de ejemplos de innovaciones que abrieron nuevos caminos y que, sencillamente, eran lo que la gente NO estaba pidiendo.

Este video, en el que se entrevista a Stan Lee refleja bastante bien la situación de la que hablo. Es una entrevista muy entretenida, en la que el autor del Hombre araña cuenta cómo conoció a su esposa. Pero lo interesante viene después. Stan Lee cuenta la manera en que decidió hacer lo que a él le parecía realmente valioso, en lugar de hacer lo que su editor le pedía. (Y eso que las razones que usaba el editor eran del tipo: es que eso es lo que la gente quiere, eso es lo que piden, eso es lo que se vende...). 

Stan Lee hizo un cómic que iba en contra de lo que el mercado estaba pidiendo. 

Loco ¿No?



No hay comentarios.:

Publicar un comentario