viernes, 14 de julio de 2017

Innovar es mal negocio ¿No?


Estudios de todo tipo suelen poner en evidencia la cantidad de proyectos de innovaciòn que nunca terminan de arrancar, que fracasan o que tienen bajos retornos. Abogados del bajo riesgo usan estos argumento para apelar a la cordura y convencer a los empresarios de disminuir la energía y la emoción que se pone a las innovaciones radicales y, en cambio, dedicarse, con juicio y determinación, a seguir buscando pequeñas mejoras, innovaciones incrementales. Al fin y al cabo, hay cientos de ejemplos que muestran que con pequeños cambios se pueden obtener grandes ahorros o incrementos significativos en la eficiencia.

Innovatoon. Calculando el riesgo de una idea radical. 2017


Como todos ya sabemos que los extremos son peligrosos, vamos a mediar entre los fanáticos y los detractores de las innovaciones radicales. Y para lograrlo, será necesario poner en claro algunos elementos relacionados con las innovaciones que consideramos "radicales". Algo del estilo "Acabando los mitos de la innovación radical"

MITO 1: Las innovaciones reales implican demasiado esfuerzo o toman mucho tiempo.

Es así ¿No? Al fin y al cabo esas tecnologías que revolucionan los mercados tardan años en realizarse. 

Bueno, pues aquí es necesario hacer algunas precisiones:

Hay innovaciones radicales que provienen de desarrollos tecnológicos complejos (Una minoría)
Hay innovaciones radicales que provienen de desarrollos tecnológicos elementales, o, incluso,

jueves, 13 de julio de 2017

Los clientes no saben lo que quieren

La trillada frase atribuida a Ford (Henry, no Harrison), "si hubiera preguntado a la gente qué quería, hubiera terminado construyendo un caballo más rápido" refleja una realidad de la que no todos los empresarios están conscientes. 

Una y otra vez escucho a los expertos recomendar a los empresarios que pregunten a los clientes lo que desean para, con esa información, diseñar su oferta de productos.

Pero esta recomendación no va unida a las aclaraciones necesarias:

- Pregunta sin tratar de confirmar lo que ya sospechas
- Pregunta pero escucha más allá de las respuestas
- Pregunta por cosas diferentes a tus productos para entender lo que realmente les emociona
- Pregunta por sus momentos de conflicto emocional más que por lo que esperan del producto

La historia y nuestra experiencia con empresarios innovadores están llenas de ejemplos de innovaciones que abrieron nuevos caminos y que, sencillamente, eran lo que la gente NO estaba pidiendo.

Este video, en el que se entrevista a Stan Lee refleja bastante bien la situación de la que hablo. Es una entrevista muy entretenida, en la que el autor del Hombre araña cuenta cómo conoció a su esposa. Pero lo interesante viene después. Stan Lee cuenta la manera en que decidió hacer lo que a él le parecía realmente valioso, en lugar de hacer lo que su editor le pedía. (Y eso que las razones que usaba el editor eran del tipo: es que eso es lo que la gente quiere, eso es lo que piden, eso es lo que se vende...). 

Stan Lee hizo un cómic que iba en contra de lo que el mercado estaba pidiendo. 

Loco ¿No?



lunes, 10 de julio de 2017

Dos juegos mentales para innovar

Aquí les presento dos juegos WakeUpBrain. Los pueden usar para re-inventar las experiencias de los clientes, la oferta de valor, los procesos, etc.

Digamos que ustedes hacen parte de una organización que quiere innovar y están a cargo de dirigir una sesión de trabajo para identificar posibles caminos nuevos que los lleven a encontrar oportunidades de innovación.

Ustedes comienzan por invitar a un buen grupo de colaboradores a una sesión de trabajo "WakeUpBrain", en la que van a usar juegos para encontrar oportunidades de alto potencial. Probablemente, y queriendo que el escenario se vea muy creativo, usted prepara una buena dotación de chocolates y post-its. Le pide prestado a un amigo su juego WakeUpBrain y lo pone en mitad de la mesa... 

Lo primero que usted hace es un juego de calentamiento cerebral. Todos se divierten, pero es tiempo de empezar a "trabajar", es decir, a buscar esas ideas que necesitan. Por eso, usted los organiza por equipos y se prepara para dirigir un juego que logrará sacar ideas creativas de esos cerebros tan "corporativos". 



JUEGO 1:  El mundo maravilloso

Este juego comienza por plantear preguntas que empiezan por las palabras "¿Y si..", y que plantean una situación hipotética ideal. Por ejemplo:

¿Y si no tuviéramos competencia?
¿Y si pudiéramos entregar los productos aunque no los tengamos?
¿Y si este blog fuera el único del mundo?

Estas preguntas sugieren un escenario futuro (o alterno) maravilloso (o terrible). 

¿Cómo van a reaccionar los participantes de la sesión de creatividad ante estas preguntas?

Es bastante probable que sus cerebros se vayan para el "Lado izquierdo", es decir, que tomen una actitud analítica y crítica. Por ejemplo, en el caso de preguntarse si este blog fuera el único del mundo, el cerebro del preguntado, muy probablemente  haría