jueves, 22 de junio de 2017

Jugar para innovar (+innovatoon)


Cuando leímos las ideas plasmadas en las "capturadoras", los participantes miraban fíjamente hacia adelante y guardaban silencio. Ninguno se atrevía a mirar al General. Varias de las sugerencias implicaban cambios profundos en la forma de administrar la institución y en la forma de motivar a las personas. Más de una de esas ideas era realmente radical. 

Los facilitadores sintieron que los participantes en la sesión de ideación, la mayoría de ellos oficiales de las fuerzas armadas, estaban experimentando una especie de "resaca creativa". Habían terminado un rápido juego en el que re-imaginaron, sin darse cuenta, su institución. Y ahora, al darse cuenta de lo atrevido de las propuestas, no sabían bien cómo reaccionar.  

Esta experiencia, que refleja lo difícil que resulta para las personas de cierto tipo de organizaciones proponer ideas que vayan en contravía del pensamiento de su jefe, pareciera sacada de un album de clichés: "Organizaciones muy jerárquicas, como las instituciones militares, son entornos en los que las personas enfrentan serias dificultades para atreverse a proponer ideas radicales de cambio".

En este caso, el Cliché resultó ser muy ajustado a la realidad.

Las personas de la institución sentían, de forma consciente o inconsciente, que proponer ideas que ponían en tela de juicio las decisiones que sus directivas habían tomado hasta el momento, era algo casi subversivo. Esta situación se hacía más evidente cuando alguien de alto rango estaba presente durante la ideación. Las ideas propuestas resultaban ser asombrosamente alineadas con el pensamiento del jefe. 



Innovatoon. El Jefe Mr. Boss, hace su mejor esfuerzo por no influir en las ideas que proponen sus empleados.


¿Cuál es la solución?

Fácil: usar juegos

Los juegos tienen esa maravillosa cualidad que nosotros, en Centro de Innovación, llamamos. "Emparejar egos". Baba Prasad escribe en su artículo en Forbes: "Una inmersión total en el juego crea un campo de acción de un solo nivel, donde se valoran los méritos del jugador, no su pedigree. La estructura social re-inventada que emerge, puede romper los marcos rígidos de comunicación y otras barreras sociales que impiden la innovación". 

El "nivel de juego" es un nivel de relacionamiento profundamente humano, en el que las personas
pueden ser sinceras sin temor a represalias. Cuando nos dejamos llevar por un juego, lo queramos o no, terminamos mostrando cómo somos en realidad, más allá de las típicas "máscaras corporativas" que pretenden proteger nuestra posición en la jerarquía organizacional.

Las convencionales sesiones de trabajo de tipo analítico no son eficientes para desenmascarar posibilidades de innovación cuando las diferencias jerárquicas impiden a algunas personas decir lo que piensan o cuestionar el status quo. Tampoco sirven los típicos consejos de los facilitadores para pensar creativamente y los ruegos porque se olviden los niveles y cargos. 

En estas ocasiones hay una alternativa sencilla, efectiva y divertida: jugar. Jugar logra que los participantes se olviden de los rangos en cuestión de minutos y construyan colaborativamente "de tu a tu". Jugar permite tomar riesgos que no se toman cuando no estamos jugando. Jugar crea un ambiente de distensión en el que los jefes reciben e incluso alientan, el pensamiento radicalmente creativo.

Quien quiera ver un ejemplo de un juego WakeUpBrain para una sesión de innovación, puede revisar una de las anteriores entradas del blog, en la que se explica el juego: Campeonato mundial de molestias



2 comentarios:

  1. Cordial saludo Guillermo,

    Me llamó especialmente la atención, luego de imaginarme la escena con los militares, preguntarme si un proceso de socialización primaria muy estricto, que haya tenido un individuo, en relación con la disciplina, la autoridad, la jerarquía... afecta el proceso creativo; o, desde otro lado, si una crianza más permisiva propicia una tendencia creativa más desarrollada. Supongo que no necesariamente. En todo caso me genera curiosidad cómo un individuo dentro de un sistema jerárquico semejante al militar está coaccionado o viciado a no idear cosas que puedan atentar contra el statu quo del mismo. No me cabe duda de que el juego sería un elemento perfecto para sublimar toda esa creatividad represada.

    Gracias por sus publicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La influencia que puedan tener en el desempeño creativo de una persona, el nivel de disciplina o del respeto por las jerarquías que vivió desde niño es algo que aún está en investigación. Hay muchísima literatura "fantasma" y demasiadas suposiciones sobre este tema. No he encontrado evidencia clara de que una mayor libertad en la infancia sea causal directa de una mayor creatividad después. Muchos de los genios más creativos de la historia, salieron de hogares muy estrictos, por ejemplo. Ojalá los investigadores del tema nos provean más conocimiento sobre este tema en el futuro cercano. Sin embargo, lo que si ha sido interesante observar, es que las personas que están en escenarios muy regulados, y que se comportan en consecuencia, llegando a suprimir sus puntos de vista para no "molestar" al sistema, no necesariamente muestran este comportamiento fuera de este entorno. Nos encontramos frecuentemente a personas que tienen dos tipos de comportamiento creativo: uno en el entorno formal, de la institución a la que pertenecen y otro, más atrevido, arriesgado o propositivo, en otros escenarios, más personales. Esto nos ha llevado a sospechar que muchas de las limitaciones creativas son circunstanciales y no hacen parte de la personalidad. Son más unos mecanismos de superviviencia...

      Eliminar