lunes, 18 de mayo de 2015

Innovar con las emociones

Cuando un empresario quiere innovar en su producto suele pensar en mejoras funcionales. Estas mejoras no solo NO son innovación (por eso se llaman mejoras) sino que suelen ser fácilmente "contrarestables" por la competencia. La otra via de innovación tiene que ver con lo emocional. Y para la mayoría de empresarios, lo emocional es una ciencia oculta. Sin embargo lo que nos impide innovar emocionalmente no es falta de conocimiento, es falta de práctica. Las emociones son familiares a todos nosotros: amor, envidia, miedo, orgullo, etc. ¿Cómo integro esas emociones en mi oferta?
El dispensador de la foto entrega pelotas saltarinas. Sin embargo no se limita a entregarlas y ya. La máquina le propone un juego al comprador: si quiere tener su pelota debe meter el gol. Pero el reto no queda allí. Un aviso advierte que si logra meter el gol en el primer intento, puede sentirse orgulloso, pero si lo hace luego de tres intentos no merece hacer parte del equipo...
¿Las logran ver?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario