viernes, 18 de julio de 2014

Las preguntas emocionantes



Hoy venía en el periódico un artículo sobre los lentes de contacto inteligentes que está desarrollando Google. Por supuesto, fué el primer artículo que leí. Sin embargo no pude evitar reírme sobre la forma como el periodista decidió empezar su escrito:

"Si por algo es conocido Google es por formular ideas que de una u otra manera ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas por medio de la tecnología"

¿Formular ideas que de una u otra manera ayudan a mejorar la calidad de vida? Jaaa, esa es la frase que usan tooodas las empresas. ¡Eso no es innovación ni nada! Este periodista no entiende nada de lo que hace Google; lo que hace es cosas como:
- Meterse en camisa de once varas
- Hacer lo que los demás solo sueñan
- Inventarse proyectos que no tienen que ver con lo que se supone que deberían estar haciendo

El artículo bien podría haber comenzado por: "Si por algo
es conocido Google, es por inventar las cosas más emocionantes del mundo" o "Si por algo es conocido Google, es por emprender proyectos que realmente sorprenden a todos" o "Si por algo es conocido Google, es por hacer realidad lo que solo se ve en las películas". ¡NO POR ALGO TAN ABURRIDO COMO FORMULAR IDEAS QUE DE UNA U OTRA MANERA AYUDAN A MEJORAR LA CALIDAD DE VIDAAAAA!  Eso es lo que hace cualquier Ministerio cuando pone una ventanilla más o la panadería de mi barrio cuando ofrece el servicio a domicilio.

Y me quedé pensando que esta frase refleja la mayor dificultad que tienen los empresarios para innovar. La mayoría empieza la búsqueda de innovaciones preguntándose: ¿Qué puedo hacer para mejorar mi producto? ¿Cuál puede ser el próximo lanzamiento que sea un éxito? Se repiten preguntas de este estilo una y otra vez. Y una y otra vez se sienten bloqueados creativamente. No encuentran ideas geniales.

Las preguntas emocionantes son aquellas que nos plantearíamos si fuéramos Google. Proyectos de los cuales nuestros vecinos se mueran de envidia por hacer parte de ellos. Proyectos que dejen boquiabiertos a todos los que los escuchen. Proyectos que justifiquen levantarse por la mañana.

Las preguntas emocionantes son menos abiertas que las preguntas típicas que se usan en las sesiones de innovación. Por ejemplo, si se trata de nuestra panadería del barrio, serán más emocionantes preguntas como estas: ¿Cómo podría hacer para que cada pan tuviese un sabor distinto? o ¿Cómo podría hacer el pan más pequeño o más largo del mundo? ¿O cómo podría hacer para que cada persona tuviera un pan con su propia receta? o ¿Cómo podría hacer para que vinieran personajes famosos a comer pan a mi panadería? o, ¿Cómo sería un pan que reemplazara un almuerzo completo?, que preguntas como: ¿Cuál puede ser el próximo producto innovador?  Las primeras activan las neuronas y el corazón, las segundas generan las mismas respuestas de siempre.

Un buen innovador solo debería dedicarse a inventar y responder preguntas emocionantes. Esa es la verdaera misión del innovador.

PD: Por si quieren leer el artículo sobre los lentes de Google, está aquí:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario