martes, 1 de julio de 2014

El mejor proyecto es el que más le gusta

Una de las ideas que me han ido rondando desde hace tiempo tiene que ver con un posible mecanismo que permita escoger el mejor proyecto para ejecutar. Hasta aquí nada nuevo, pero lo que me imagino es algo que permita integrar el lado derecho del cerebro en la decisión, lo intuitivo, lo emocional. Por esto, siento que un juego puede funcionar bien. No soy el primero que tiene este tipo de ideas. Seth Godín publicó en su blog (http://sethgodin.typepad.com/seths_blog/2014/07/how-will-you-choose-your-next-project.html)

How will you choose your next project?

After you make a list, after you've exhaustively chronicled your options, will you choose: easy, cheap, proven, brave, certain, big payoff, fun, convenient, known, unknown, important, urgent, challenging...
There is no perfect answer, but knowing which way your compass points (and saying it out loud) is the best way to move forward.

Que podríamos traducir como:
¿Cómo ecoger el próximo proyecto?

Después de que haga una lista, después de que haya hecho una crónica de todas sus opciones, usted va a elegir un proyecto por que es: fácil, barato,
seguro, valiente, fijo, de gran retorno, divertido, conveniente, conocido, desconocido, importnte, urgente, retador... No hay respuesta perfecta. Identificar en cuál dirección apunta su brújula (y diciéndolo en voz alta) es la mejor forma se ir adelante.

Una de las herramientas que hemos desarrollado en Centro de Innovación y que me tiene particularmente orgulloso es el Innovódromo: un juego en el que corren las ideas o los proyectos. La que gane o el que gane... gana. En este juego, las ideas o proyectos no solo avanzan por sus ventajas "reales" sino porque a los jugadores les gustan. En el Innovódromo puede ganar una idea que no es la "mejor" objetivamente hablando, pero además de ser suficientemente buena, es la que más genera emoción en la gente.

En su libro Like a Virgin, Richard Branson dice algo como: "En vez de empujar a nuestros equipos a hacer análisis cada vez más intensivo para escoger nuestro próximo proyecto (conocido como "Parálisis por análisis), yo promuevo que nos mantengamos abiertos a nuevas ideas. Esta es una de las razones por las que yo siempre impulso a la gente a seguir sus propios intereses fuera del trabajo y tomar frecuentes vacaciones.  Ejercitar la creatividad en otros entornos no es solo un acto de relajación; usted se mantiene informado sobre los desarrollos en otros campos y se conecta con un circulo mayor de gente del que podría tener en el trabajo." Luego Branson explica cómo sus propios gustos (música, volar) y los de sus amigos, han definido los nuevos negocios en los que ha incursionado Virgin, más que sofisticados análisis de viabilidad y potencial.

En la historia de las innovaciones, es un recurrente encontrar que los innovadores crearon sorprendentes soluciones justamente en aquello que más les gustaba hacer. En muchos casos, uno podría decir que estos genios estaban jugando su hobby, más que trabajando en su trabajo (Esta redundancia es conciente e intencional)

Una herramienta que ayude a emprendedores y empresarios a escoger el proyecto de innovación más adecuado debe incluir, de manera importante, la capacidad para incorporar el "Porque SI". Es decir, el gusto personal de las personas que tendrán que ejecutarlo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario