miércoles, 25 de septiembre de 2013

Las lluvias de ideas extremas

Cuando llueve en la ciudad, si usted es muy afortunado, puede encontrarse algún dia con uno de esos escenarios mágicos y sorprendentes que uno no ha previsto: en una calle cae la lluvia y en la siguiente no. Por supuesto que esto es bastante lógico, una nube no puede cubrir de lluvia a todo el mundo, de manera que en alguna parte el agua estará cayendo y en otra no. Y entre esas dos partes hay un punto que se puede considerar la frontera de la lluvia. Lo que uno nunca se espera es poder pararse en la mitad. Ubicarse con un pie bajo la lluvia y el otro fuera de ella.

Esta frontera es donde debería pararse la gente en las lluvias de ideas. En el punto en el que no se está seguro si las ideas son demasiado radicales, el punto donde el problema pareciera cambiar, la zona en la que nos sentimos un poco incómodos.

La labor del buen líder de una sesión de ideación es el que lleva a los participantes, de forma natural, a explorar conceptos extremos. El que les hace sentir que esa exploración es parte de la búsqueda y no una desviación del tema.



Desorden y orden en las lluvias de ideas y Mapas mentales

Una vez se convence a un grupo de genios (o, como en no pocos casos, a un grupo de obligados improvisados desinteresados compañeros de trabajo) de destinar una mañana para tratar de resolver un problema o generar una idea genial, se inicia normalmente una lluvia de ideas. En el mejor de los casos quien dirige la sesión lo hace informalmente, lo que motiva a las personas a lanzar ideas al azar, sin método ni orden. Este es el mejor de los casos. En el peor, el facilitador define los diferentes frentes en los que se debe idear, define las categorías de ideas que se esperan y propone el orden en que se trabajará. En este caso, las ideas no vienen en desorden y al azar. Simplemente no vienen.

Las mejores lluvias de ideas son aquellas que toman su propio rumbo. Donde el facilitador se encarga de motivar a los participantes para que exploren hasta el final sus ideas y no la dejen a medias. Donde las ideas absurdas y las malas ideas y los chistes, son anotados y tomados en serio. Donde se anotan las ideas en el desorden maravilloso en el que suelen salir, de manera que si aparece una idea de algo que ya discutimos se pueda anotar y expandir. Y de la misma forma, si aparece una idea de algo que aun no hemos discutido.


Los mapas mentales son un buen aliado para aprovechar el desorden creativo y convertirlo en una mina de oro. En mi experiencia, ninguna otra forma de anotación es tan sencilla y eficaz. Es rápida para capturar las ideas y fácil de entender al final. Tiene ese componente gráfico que estimula el "pensamiento del lado derecho"



lunes, 23 de septiembre de 2013

Despilfarre el talento creativo de sus amigos

Las personas son muy generosas con las ideas. Viven regalando sus ideas a diestra y siniestra. Si quiere una prueba haga el siguiente experimento: diga, en mitad de una reunión: "Esta mesa está coja". De forma inmediata, el que está al lado dirá: fácil, doble un papel en 8 partes y póngalo en la pata más corta. Otro dirá: use una tapa de refresco. Otro dirá: pásese a esta mesa. Otro: es el piso que está disparejo, mueva la mesa para atrás. En una fracción de segundo se habrá consolidado una verdadera lluvia de ideas. Este es un efecto del que se puede tomar ventaja: la indiscriminada generosidad creativo-intrusiva de la gente. A continuación una lista de frases que puede decir en voz alta en la oficina o en el restaurante para comprobar que la gente no se aguanta las ganas de regalar ideas:

- Tengo que preparar una comida para 188 invitados y no se qué hacer
- No se que decirle a mi pareja para perdérmele el viernes
- Mi hijo tiene que llevar una cartelera sobre un aspecto importante de la sociedad
- No se me ocurre un nombre para el restaurante que voy a abrir
- Tengo que contestar en un test, las tres cosas que llevaría a una isla desierta. ¿Alguna sugerencia?
- Tengo un amigo con  mal aliento pero no se cómo decirle
- Qué le digo a mi suegra que me pregunta por el hermanito para mi hijo
- ¿Qué será ese ruido que oigo en el armario por las noches?
- ¡Se me está cayendo el pelo!

martes, 17 de septiembre de 2013

Deseos son preguntas

En algunas de las sesiones de ideación en las que participo, luego de un rato de trabajo, las personas me dicen -¡Ya tengo varias ideas para resolver esto, mira! Suele ocurrir que varias de las ideas incluídas no son realmente ideas, son deseos. E Ideas y Deseos con cosas distintas.

Miremos un ejemplo.

Digamos que alguien quiere resolver el siguiente problema:
¿Cómo puedo hacer que más personas vengan a mi evento?

Algunas de las ideas que podrían haber surgido son:
- Ofrecer un regalo
- Hacer publicidad en universidades
- Diseñar un plan tipo "Trae a tu amigo"
- Diseñar un plan de puntos para fidelizar
- Que el evento sea más divertido
- Publicar las fotos de los asistentes para que sus amigos se enteren de que existe este evento
- Poner un payaso con un megáfono en la entrada

Varias de estas ideas son realmente ideas, como el plan "Trae a tu amigo", las fotos o el payaso.
Pero la idea "Que el evento sea más divertido" no es una idea. Es un deseo.
Los deseos expresan algo que quisiéramos que pasara y que probablemente solucionaría nuestro problema principal. Aunque los deseos son un gran avance, aún estamos a mitad de camino para encontrar una solución innovadora a nuestro problema. Vamos bien, pero falta algo.

Lo que hay que hacer con los deseos es convertirlos en una nueva pregunta.

Así, "Que el evento sea más divertido" se convierte en:
¿Cómo podríamos hacer que el evento sea más divertido?

Y aplicando los principios WakeUpBrain, deberíamos decir:
¿Cómo podríamos hacer que este evento sea el más divertido del año? o ¿Cómo podríamos hacer que todas las cosas que pasan en el evento sean divertidas? o ¿Cómo haríamos para que las personas se diviertan como nunca? o ¿Cómo podríamos hacer que unas personas diviertan a las otras? o ¿Cómo podriamos divertirnos todos en el evento?

Y ahora, ya dan ganas de dar unas cuantas ideas más...

domingo, 15 de septiembre de 2013

Edgcratf (Extremización) en vez de Lluvias de ideas

Hace un tiempo Seth Godin publicó un libro titutulado La vaca púrpura. Es un libro de innovación que vale la pena leer. Una de las propuestas que este "Gurú" del mercadeo incluye en su libro es que las empresas y los equipos de trabajo reemplacen la Lluvia de ideas o Brainstorming por lo que el llama "Edgcraft"

Godín usa como argumento algunos estudios que muestran que las personas, ideando solas, generan más ideas que si dedican ese mismo tiempo a idear en equipo en formato Lluvia de ideas.

En su blog, Seth Godin describe de forma corta, lo que es el "Edgecraft" (Que podría traducirse quizá como "Extremización". A continuación va mi traducción al español de esa entrada:

"Uno de los retos de las Lluvias de ideas es que hay demasiada libertad. Con demasiadas posibilidades, no podemos profundizar, incapaces de pensar demasiado en nada.
En organizaciones establecidas, esta es una dificultad especial, dado que la primera cosa que el cerebro lagarto te dice es "no digas eso, por que si les gusta, tu eres el que tendrá que ejecutarlo".

En lugar de todo esto, considera el concepto del Edgecraft:

1. Encuentra un límite... un premio gratuito que ha demostrado hacer a un servicio o producto sobresaliente
2. Ve hasta ese límite - Tan lejos del centro donde están tus consumidores, como ellos estén dispuestos a dejarte ir

Debes ir realmente hasta el límite... aceptar compromisos no tiene sentido. Abrir un restaurante donde el premio gratuito es tu ligeramente atractivo personal no funciona - deben ser supermodelos o levantadores de pesas o gemelos idénticos. Solo creas un premio gratuito cuando vas realmente hasta el límite para crear algo inolvidable.

El más económico, el más fácil, el mejor diseñado, el más divertido, el más caro, el más productivo, el más respetado, el más limpio, el más ruidoso...

Antes de comenzar a hacer Edgecraft, debes aceptar el hecho de que los límites de un problema no son siempre obvios. Debido a que el límite que estás buscando no es la principal razón de ser, debes buscarlo con la esquina del ojo. No es siempre claro qué es lo que hace a un producto o servicio significativamente sobresaliente, hasta que aceptas el hecho de que el problema que estás tratando de resolver no es el problema que crees que tienes. También es posible que tu límite sea simplemente estúpido, no efectivo.

Algunas veces no descubres el problema que estás tratando de resolver hasta después de que los has resuelto - no es siempre un proceso de arriba-a-abajo. Alguien crea algo raro o pulcro o estrafalario o divertido y el mercado lo acepta. No siempre creas el restaurante más popular simplemente por servir la mejor comida. Puedes hacerlo sirviendo comida inolvidable, o teniendo un sitio sorprendente o un chef famoso. No siempre construyes un mejor automóvil haciendo uno más rápido. Lo logras haciendo el carro más hermoso, o el menos contaminante, o el más grande. Al menos temporalmente.

En lugar de avanzar penosamente a través de mejoras incrementales en el concepto principal de su oferta, el Edgecraft busca encontrar otro elemento y lo lleva tan lejos que se vuelve inolvidable."